Editorial: Más poder a policías, ¿es la solución?

Salma Abo Harp
June 12, 2018

Fotografía: EFE
Fotografía: EFE

El pasado 13 de marzo la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló por unanimidad que los policías puedan revisar personas y vehículos sin previa autorización judicial. También, por mayoría de votos, declaró constitucional la revisión forzosa cuando las personas no quieran someterse a ella. Este medio de comunicación considera que las medidas adoptadas son una grave regresión a la reforma de derechos humanos del 2011.

El clima de impunidad que rodea a México incluye los usos arbitrarios de la fuerza por parte de los policías. Las “fuerzas del orden”, se han visto inmiscuidas en un sin fin de ocasiones, en la transgresión a los derechos humanos de las personas. Las decisiones adoptadas por la SCJN no hacen más que dotar de mayor poder a los cuerpos policiacos, cuando en gran parte del país, no cuentan con la capacitación básica en materia de investigación de delitos, acorde al nuevo sistema de justicia penal, así como la existencia de policías en activo que reprueban exámenes de confianza.

Los partidarios de las medidas avaladas por la SCJN aducen que de esta forma se dota a los agentes policiacos de una mayor capacidad de acción al investigar delitos, sin embargo, los mexicanos vivimos con la percepción de que muchos policías son parte del problema de inseguridad del país. Lo vemos en niveles locales, con agentes municipales que apenas cuentan con el nivel básico de estudios.

            La desconfianza hacia las autoridades se sustenta en crímenes cometidos por los propios policías a lo largo de México. Desde Veracruz, donde a inicios de febrero se detuvo a 19 ex mandos y personal operativo de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) por desapariciones forzadas, hasta Jalisco, con la detención de cuatro policías de Tecalitlán, por el secuestro de tres italianos, a quienes, de acuerdo con las investigaciones, los agentes vendieron por poco más de mil pesos al crimen organizado.

            Tabasco no se queda atrás. Las principales quejas que recibe la Comisión Estatal de Derechos Humanos son por el uso de fuerza indebida por los policías, si esto no fuera suficiente, cinco policías fueron detenidos en diciembre de 2016 en el municipio de Cárdenas acusados de secuestro. Estos casos documentan el por qué muchos investigadores académicos reprueban las medidas avalas por la SCJN, aunque cualquier mexicano puede notar y criticar el por qué no se confía en “las fuerzas del orden”. Antes de dotarlos de bases legales transgresoras de derechos humanos, el país necesita una limpia urgente de los policías en todo el país, capacitación y mejores mecanismos de control a quienes ingresan a sus filas.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios