Doctor Who?

Redaccion
March 9, 2017

Escrito por

Daniel Alejandro López Morales

“Un día volveré… sí, un día volveré. Hasta entonces, no debe haber nada de qué lamentarse, sin lágrimas ni ansiedades. Solo tienes que seguir adelante en todas tus creencias, y comprobar que yo no me he equivocado en las mías”.

 

-The Doctor (William Hartnell)

Doctor who, “Doctor Quien” en España y en algún momento “Doctor misterio” en América Latina, es el título de una de las series más representativas de la ciencia ficción, una apuesta arriesgada que marcó un antes y un después en la televisión inglesa y actualmente en todo el mundo.

El año era 1963, la popular cadena de televisión conocida como BBC, pasaba por una etapa en la que necesitaban un nuevo show, algo fresco, algo peligroso y costoso para su época. En nuestros tiempos decir: “vamos a hacer una serie de ciencia ficción”, es algo muy común, pero en el siglo anterior, decir siquiera la palabra ficción en una lluvia de ideas era como ponerse una soga al cuello, pues si el público aún asimilaba que el hombre ya podía volar en aviones, ¿cómo sería aceptar que un hombre viaja a través del tiempo y el espacio en una cabina telefónica?

Un hombre cuya panza era tan grande como su entusiasmo, decidió dar luz verde a una idea que le llegó a su cabeza como un juego de palabras: Doctor Who. Ese hombre era ni más ni menos que Sydney Newman, quien para no lidiar tan seguido con los detalles, deja al frente a la novata Verity Lambert.

 

Tienen un título curioso, un productor optimista, una co-productora y supervisora de todo el equipo de producción, actores, extras, más problemas habidos y por haber. Al gruñón William Hartnell con el papel principal y claro no puede faltar todo el equipo de la BBC, ¿qué podría salir mal?

El 22 de noviembre de 1963, John F. Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas. Probablemente más de uno se pregunte: ¿Esto que tiene que ver con Doctor Who?

La respuesta es simple, como si algo o alguien no quisiera que tuviese éxito, el día que sería transmitido el primer episodio en todo Reino Unido, fue el día en que JFK fue asesinado y se volvió noticia al instante, la atención se fijó en ese hecho y el gran primer episodio tuvo una muy baja audiencia, lo suficiente para no seguir adelante con el segundo.

Con la frente en alto y el respiro de la BBC sobre el cuello de Verity, se volvió a transmitir el primer episodio de nuevo, esta vez con el segundo a la mano. El resultado fue magnifico, lo cual se ganó a la audiencia, en especial niños.

Todo Reino Unido no se perdía las aventuras del excéntrico viajero del tiempo, era el “en familia con chabelo” británico. Verity se convirtió en una leyenda, pues en aquel entonces las mujeres no eran tomadas en serio para cargos tan importantes en una cadena de televisión. Sydney Newman veía al show como el hijo que nunca tuvo, pese a que en un inicio no quería nada de robots, monstruos y aliens, terminó cambiando de parecer gracias a los números elevados de audiencia; sin embargo, Doctor Who siempre ha destacado por sus grandes cambios, tanto en la serie como en la vida real.

William Hartnell tenía problemas de salud, lo cual provocaba el retraso en el rodaje de algunos episodios, así como conflictos con sus compañeros. Verity, la cabeza del éxito, ya no se encontraba a bordo, y Sydney tuvo una idea, algo que cambiaría todo; si sobrevivieron a la llegada de Doctor Who, ahora les tocaría sobrevivir a una de las decisiones que ponen en juego todo lo logrado: reemplazar al protagonista.

Luego de cuatro temporadas y 134 episodios, William tuvo que decir un duro adiós a un personaje que le dio la oportunidad de explotar sus dotes como actor, impulsándolo a dejar sus típicas interpretaciones de personajes gruñones y mal humorados por un carismático y curioso personaje, con el pretexto mejor orquestado en la historia de la televisión: el Doctor debe regenerarse cada ciclo o sufrirá un daño fatal a su salud. En el capítulo donde William cede la batuta, el doctor cae y con destellos más sonidos extraños, el rostro del primer doctor fue intercambiado por el de Patrick Troughton.

Con la audiencia en suspenso, los niños ya no verían el mismo rostro al que se acostumbraron, Patrick llevaría sobre sus hombros un legado inesperado, pero cambiar de rostro no lo era todo, si no también la personalidad, nueva cara, nuevo doctor, misma serie.

Como dato curioso, a finales de la década de los sesenta, Doctor Who fue transmitido en Venezuela, con el título de “Doctor Misterio”, meses más tarde se transmitió en México, pero desafortunadamente solo se transmitieron los doce primeros episodios. Algunos años después volvería a las televisiones de América Latina, pero ahora con Tom Baker como el cuarto doctor, aunque sin terminar de transmitir sus aventuras.

50 años y 13 doctores más tarde…

Doctor Who finalizó en 1989, con Sylvester McCoy como el séptimo doctor. En 1996 la cadena de televisión norteamericana FOX, intentaría revivir la serie con una película para televisión y con Paul McGann en el papel del octavo doctor. La película fue un éxito rotundo en Reino Unido, sin embargo, en Estados Unidos no lo fue, pues para FOX fue un fracaso, por lo tanto, tuvo que llegar el nuevo milenio, el año 2005, para que el guionista y productor, Russell T. Davies, retomara a este ídolo al borde del olvido, renovado y adaptado para una nueva generación Geek: con Christopher Eccleston como el noveno doctor, el mundo conoció al doctor una vez más, esta vez para quedarse para siempre.

El nuevo milenio trató muy bien al doctor, con ello una nueva ola de whovianos (fans de la serie) y veteranos, serian testigos de las nuevas aventuras. Esta etapa trajo consigo muchos cambios, entre ellos la tradición de tener un especial de navidad cada diciembre.

Los spin offs, no se hicieron esperar. En el año 2007 la serie Torchwood vio la luz, protagonizada por John Barrowman como el capitán Jack Harkness, extendió el universo ficticio del doctor, tomando como trama a un equipo de científicos que trabajan para el gobierno británico y estudian la vida alienígena fuera y dentro del planeta. Un año más tarde el segundo spin off de la serie llegaría con The Sarah Jane Adventures, teniendo como protagonista a una vieja amiga del doctor en la década de los ochenta, actualmente la serie Class es el tercer spin off de Doctor Who.

Pero no todo fue renovación, la vieja confiable de Sydney Newman seguía en pie: reemplazar al actor que encarna al doctor cada tres o cuatro temporadas, quizá se pregunten ¿con qué fin seguir haciendo lo mismo? Ciertamente la primera vez fue por la salud de William Hartnell, pero ese truco ayudó a darle a la trama y mitología del doctor un impulso que mantendría viva la serie, tal como se mencionó, regeneración para sobrevivir o revivir en el peor de los casos. Muchas caras han pasado por la caseta telefónica azul, algunas conocidas y otras no tanto. Entre la lista de doctores destacan Tom Baker como el cuarto doctor y el favorito de muchos que fueron jóvenes en los ochenta, Sylvester Mccoy como el séptimo doctor y Radagast en la trilogía de El Hobbit, el noveno doctor, Christopher Eccleston a quien vimos como Malekith en Thor: The Dark World. El inigualable David Tennant como el décimo doctor y también visto en la cuarta entrega de Harry Potter como Barty Crouch Jr. John Hurt conocido por su papel del profesor Bloom en las dos películas de Hellboy, dio vida a una encarnación del doctor conocido como War Doctor, durante el 50 aniversario.

A igual que actores que tuvieron sus aventuras con el doctor, entre ellos destacan: Andrew Garfield, Simon Pegg, Ian McKellen, Eric Roberts, Warwick Davis, Felicity Jones, Deep Roy y Carey Mulligan, entre otros.

Gracias a internet, Doctor Who dejó de pasar por debajo del agua a ser conocida por todo el mundo. Actualmente es transmitida en nuestro país. Personajes históricos, extraterrestres, monstruos, mitología, demonios, ángeles, magia y en algunos casos hasta suspenso y terror, han sido parte del gran éxito de esta serie. No siempre todo gira en torno al doctor, pues desde 1963 él ha contado con muchos acompañantes, quienes han sido un pilar igual de importante que el mismo doctor.

¿Algún día tendrá fin?

La pregunta que abunda por la cabeza de los whovianos, la serie ha tenido numerosas pausas, algunas más largas que otras, aun así, sigue de pie gracias a la curiosidad de saber quién será el próximo doctor y que aventuras nuevas le esperan, no olvidemos que, aunque BBC tiene en su momento exitosas series como Sherlock, protagonizada por Bennedict Cumberbatch y Martin Freeman, Doctor Who ha sido su gallina de los huevos de oro y el santo grial para los geeks, es la historia del nunca acabar, lo más gracioso de todo, es que la idea original de Sydney era que el show fuese temática educativa que enseñara historia a los niños, pero la gracia de Verity, el público de distintas edades que ganó, terminó haciendo que una cosa llevara a otra.

 

“Todos cambiamos, cuando piensas sobre ello, todos somos personas distintas, durante todas nuestras vidas, y eso está bien, ¡eso es bueno! Tienes que seguir moviéndote, siempre y cuando recuerdes todas las personas que solías ser. Yo no olvidaré ni una sola línea de esto, ni un solo día, lo juro. Siempre recordaré cuando fui el Doctor.”

-The Doctor (Matt Smith)

(Visited 37 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios