El viaje de las tortugas ninja

Félix Landa
March 1, 2017

El viaje de las tortugas ninja

(la apuesta de Kevin y Peter)

Escrito por

Daniel Alejandro López Morales

Leonardo, Miguel Ángel, Rafael y Donatello fueron creados por dos renegados de la Generación X: Kevin Eastman y Peter Laird, los padres con custodia compartida de estos cuatro icónicos personajes. Que muy seguramente los hemos visto o escuchado de ellos en algún momento de nuestra vida, algunos quizá los conocimos por la serie animada de los años ochenta en repetición, otros por las películas en los años noventa, video juegos y quizá muy pocos por historietas.

EL INICIO DEL VIAJE

El año es 1984, Kevin y Peter comparten un estudio el cual llamaban “la baticueva”, salían a combatir el crimen todas las noches, eso podría ser cierto si cambias “baticueva” por “Mirage Studios” y combatir el crimen todas las noches por dibujar y competir entre ellos mismos.

Entre ideas en el aire y mucho papel en el cesto de basura, Kevin terminó dibujando una tortuga antropomórfica con chacos, ¿quién diría que luego de ese boceto improvisado de una tortuga ninja, Mirage  Studios dejaría las sombras para convertirse en Mirage Comics?

Ese mismo año todo pasó como por arte de magia, eso o el campo del comic no estaba muy saturado como lo es hoy en día. Tomando como inspiración “Ronin” una novela gráfica de Frank Miller, Las Tortugas no eran tan amistosas como se les conoce hoy en día, pues en la década de los ochenta abundaba mucho la tendencia de historietas con tonos violentos y oscuros.

Kevin y Peter se dijeron: “¿Hey por qué no hacer que las cuatro tortugas sean rudas y violentas?  Después de todo son ninjas en las calles de New York.”

Luego de bautizarlas con nombres de los cuatro mayores exponentes del Renacimiento y armar una trama, estaban listos para tomar su lugar en el mundo de los comics. Para ser un proyecto independiente tuvo buena aceptación por parte del público, era sólo el inicio, pues, aunque ya existían personajes raros o interesantes en marcas de renombre como Marvel o DC, Las Tortugas simplemente fueron “otra onda”.

Durante sesenta y dos números, Kevin y Peter fueron el dúo dinámico. Las Tortugas Ninjas habían ganado su lugar, pero aún no habían llegado al éxito de talla internacional, no fue hasta 1987 donde ambos vendieron su alma al diablo, eso sí cambias “vendieron su alma” por “ceder derechos” y “diablo” por “una cadena de televisión”, para dar a luz a la primera serie animada de los personajes, la cual la mayoría conoció y dio a conocer a estos personajes a los no-lectores de comic y fuera de Estados Unidos de América.

Pareciera que hacer cambios es una ley que ha trascendido, pues Las Tortugas tuvieron grandes modificaciones al saltar a formato de serie animada: bajar el tono de seriedad, moderar la violencia lo más posible, darle personalidades más definidas a cada una, uno de esos cambios fue el darle un color en específico a cada uno, ya que al inicio todos usaban el mismo color rojo en sus antifaces.

EL CAMINO SE DIVIDE

La serie animada trajo consigo muchas cosas buenas, entre esas la legendaria frase: CAWABONGA. Mientras todo mundo disfrutaba del cuarteto como entretenimiento visual y jugando con sus figuras de acción, Kevin y Peter pasaban por momentos de tensión en cuanto las ganancias, que bien eran suficientes para ambos, ambos tenían sus planes para Las Tortugas, problema que tomaría lugar más adelante.

Con la serie original concluida con sesenta y dos números, era necesario aprovechar el éxito masivo de la serie, con ello la editorial Archie Comics publicaría nuevas historietas que narraran las aventuras de nuestros jóvenes héroes, pero sin Kevin y Peter, ya que la nueva serie de comic se basaría cien por ciento en la serie animada.

Entonces tenían casi el mundo a sus pies, eran personajes de culto en el medio del comic, la serie animada un éxito total y las figuras de acción, bueno el precio que tienen hoy en día en internet hablan por sí mismas de su reputación, en cuanto al mundo de los video juegos, fue una locura en las arcadias, pero faltaba un campo más, quizá el más importante, el cine.

1990, New Line Cinema hace equipo con Kevin y Peter para producir un atrevido proyecto, una película de acción en vivo de Las Tortugas Ninjas. En ese entonces ¿quién mejor para diseñar trajes y rostros animatrónicos?, la respuesta es simple, ni más ni menos que la leyenda: Jim Henson. El creador de Plaza Sésamo y los Muppets, con su compañía Jim Henson’s Creature Shop, se encargaron de crear los trajes para la película, prácticamente la mayor parte del presupuesto fue para ello.

Sin duda la película fue un éxito rotundo, aseguro dos secuelas más, la aceptación fue tan inesperada que incluso la serie animada tuvo un cambio radical, tomando el estilo de la película, para no perder el ritmo.

EL NUEVO MILENIO

Las Tortugas habían regresado de lleno al mundo de las historietas en su etapa con la mítica “Image comics” pero sin Kevin y Peter, quienes para ese entonces estaban “divorciados” por razones personales que son desconocidas para nosotros los mortales, luego de que la primera serie de televisión de acción en vivo fracasara por parte de Fox Kids.

En el 2003, hubo un segundo renacimiento para estos personajes y una nueva generación de público, asegurando con ello su primera película animada por computadora, esta vez sólo con Kevin Eastman, la película sirvió como secuela de la trilogía de los años noventa, aunque no gozó del mismo éxito que sus antecesoras.

Recientemente resurgieron en el cine con dos entregas que dividió al público en opiniones, los fanáticos del comic original, los de la serie animada clásica y al público general. En el 2014 fue producida por parte de Nickelodeon Studios y Michael Bay, una nueva adaptación en vivo de las tortugas ninja, esta vez con un rediseño nunca antes visto, que reflejo más la personalidad de cada uno, así como diferencias físicas.

Esta vez sacando provecho de las nuevas tecnologías que están al servicio del cine, las vimos en acción como nunca antes, como solo podían vérseles en animación y video juegos, la trama, aunque bien no pasa de cliché, fue suficiente para llamar la atención de los marginados seguidores de estos personajes, ya que fue como en los viejos tiempos, las tortugas contra su letal enemigo: el destructor. Quien igual tuvo un notable cambio en la película, alejándose de su concepto original pero que sería retomado para la secuela.

Dos años más tarde la secuela vio la luz al final del caparazón, esta vez con una trama un poco más desarrollada y con personajes que forman parte fundamental en la mitología de las tortugas, Casey Jones, quien apareció en la primera y tercera película en los años noventa, vuelve a hacer acto de presencia, el grandioso Kraang con Bebop y Rockstady, villanos de culto que tuvieron su gran fama en los años ochenta con la serie animada, esta secuela nos presentó a nuestros cuatro héroes en lo que sería su aventura más grande cinematográficamente.

Sin embargo, aunque quizá fue la mejor película de las tortugas ninja, no fue lo suficientemente buena para dar luz verde a una tercera parte, pues con un público dividido que para algunos fue una fiel representación del comic original y la serie animada, para otros fue un fraude, si bien lo mejor de estas dos películas no fue Megan Fox, para muchos perdió la esencia de la trilogía original para otros tuvo la esencia que debían tener en la actualidad.

MISMO VIAJE, DIFERENTE CAMINO

Tal parece que el éxito de un proyecto no se puede compartir con dos personas al mismo tiempo, afortunadamente para Las Tortugas, hoy en día se comparten la custodia paternal: Peter Laird involucrado de lleno en la nueva serie animada generada por computadora y producida por Nickelodeon, y Kevin Eeastman involucrado hasta el fondo en la nueva serie de historietas de Las Tortugas Ninjas bajo el sello de IDW.

Si algo se puede aprender de estos personajes de ficción, es que sin importar lo ridícula que suene una idea o concepto, nunca sabrás el efecto que tendrá si no lo pones a prueba, pues nadie imaginó nunca que el boceto de una tortuga antropomórfica seria la responsable del viaje de este dúo dinámico de la vida real, no en vano su legado a seguido intacto por 30 años, con sus altas y bajas, Las Tortugas Ninjas fueron y seguirán siendo un icono de la cultura pop de los ochenta, un comic de culto y una buena serie animada para todas las edades.

 

(Visited 60 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios