Joyas del Cine Europeo

Francisco Javier Rito Casanova
December 9, 2016

la-vida-es-bella-4

Bien es sabido que los europeos han realizado numerosas aportaciones a la industria del cine (la invención del “kinetoscopio” por parte de William Kennedy y Laurie Dickson y del “cinematógrafo” de los hermanos Lumiére son quizá las más importantes de todas). Desde sus inicios hasta la fecha, el Cine Europeo cuenta en su haber con todo un repertorio de cintas que forman parte también de la cultura popular en América. Amén de tener una enorme influencia en el hemisferio occidente del orbe, el Cine Europeo posee características que las diferencian del Cine Norteamericano. Me atrevo a pensar que el cine es como la música: a veces persigue un fin más estético que comercial y en ocasiones sucede de  manera inversa, el cine europeo se enfoca más en lo primero. Y con esto no quiero decir que el Cine Europeo sea mejor que el norteamericano, sino que todo eso se debe tanto a  los directores como a la audiencia. Me explico: lo que más vende no es siempre el argumento de una película, mucha gente paga más por entretenerse un buen rato que por ir a “usar el coco” en una sala de cine, y eso está bien, pero no justifica a los directores.  Nos podemos dar cuenta que en el cine norteamericano contemporáneo predominan más los efectos especiales, y en ocasiones intentan cubrir el vacío argumental de la cinta, un ejemplo es Sucker Punch (2011) dirigida por Zack Snyder, que si bien es muy entretenida carece de un buen argumento sólido. Como digo, no todo es culpa del director, la audiencia pide entretenimiento y eso es lo que la industria hollywoodense ofrece. No obstante, también existen cinéfilos que no nos conformamos con sólo buenas escenas, mujeres desnudas, vísceras saliendo disparadas, o sesos volando al son de un disparo.

Es por eso que podemos apreciar a grandes directores europeos como: Alfred Hitchckook (Reino Unido), Roman Polanski (Francia), Riddley Scott (Reino Unido), Christopher Nolan (Reino Unido), Roberto Benigni (Italia) o Peter Jackson (Nueva Zelanda), entre los más conocidos a nivel mundial.

Por otro lado, es innegable que la atmósfera en el Cine Europeo puede parecer en ocasiones algo oscura y fría como en El silencio de los inocentes (1991), El pianista (2002) o La vida es bella (1997), cintas que muestran un lado crudo y realista de la vida. Si me preguntan por las mejores cintas de terror sin duda diría que las del cine europeo no le piden nada a las norteamericanas, ahí tienen: El resplandor (Reino Unido, 1980), 28 días después / Exterminio (Reino Unido, 2002), Rec (España, 2007), El espinazo del diablo (España, 2001) y El orfanato (España, 2007); los clásicos: Nosferatu (1922) y Frankestein (1935, con Boris Karloff); de culto como: Martyrs (Francia, 2008), Come and see (1985) y High Tension (2003).  No se pueden dejar atrás las adaptaciones a la pantalla grande de libros como El perfume (2006), la trilogía El señor de los anillos, El resplandor (ya antes mencionado), El agente 007 y por supuesto, la saga de Harry Potter, o un Western popular como  El bueno, el malo y el feo (1966) cuya cinta fue dirigida por el italiano Sergio Leone.

De buenas a primeras nos podemos dar cuenta que tanto el cine americano como el europeo son muy buenos, y cada uno tiene lo suyo, uno ha influenciado al otro y en general ninguno le pide nada al otro. Son como las palomitas, unos las prefieren acarameladas y otros saladas, yo soy de los segundos.

 

Otras películas europeas recomendadas

 

Italia

Cinema Paradiso (1988)

 

Francia

Los 400 golpes (1959)

 

Reino unido

2001: Odisea en el espacio (1968)

28 días después (2002)

Rumania

Kill baby, kill (1966)

Mephisto (1981)

 

Alemania

The ghost writer (2010)

 

España

The others (2001)

 

Bosnia y Herzegovina

Enemy (2013)

 

Serie recomendada: Sherlock (Reino Unido)

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comentarios

Comentarios